logo_ja_wh

¡Esta es la historia de éxito de Kiara Delgado!

Lima - Perú

Kiara Delgado

Sé la semilla del cambio.

El emprendimiento sonaba lejano y distante…  Para  mí, significaba un riesgo que muchas veces no resultaba factible y no merecía la pena tomar. Sinceramente, pienso que esa sería mi opinión si Junior Achievement no me hubiera permitido descubrir que no es imposible convertir nuestras ideas en realidad.

Cuando decidí participar en La Compañía, mi única intención era pasar un buen rato con mis amigas mientras aprendía una que otra cosa sobre administración, tema que en ese entonces no me llamaba para nada la atención. No obstante, mientras escuchaba las charlas y las ideas innovadoras de los diferentes grupos, la motivación de crear una solución a un problema real surgió en mí. Debo confesar, que mi visión de los empresarios no era la más acertada: hombres con terno que solo buscaban ganar dinero. Sin embargo, las diversas charlas y actividades del programa, me enseñaron que el verdadero propósito del emprendimiento es mejorar la calidad de vida de las personas, responder a una de las incontables necesidades insatisfechas. Asimismo, comprendí que el emprendimiento no era solamente el aspecto operativo que tanto me espantaba, sino que también involucra ofrecer una experiencia completa al usuario. Sinceramente, trabajar en equipo, a pesar de que conocía a mis compañeras desde hace años, fue complicado: teníamos tantas ideas y no sabíamos por dónde empezar. Afortunadamente, nuestro asesor, Juan Martínez, siempre estuvo ahí para ayudarnos y guiarnos en este nuevo proyecto; sobre todo, para brindarnos la seguridad que necesitábamos así como para mantenernos motivadas. Incluso si no pasamos a la final, la experiencia de La Compañía fue inolvidable y dejó en mí grandes aprendizajes que me ayudarían en un futuro.  

Durante dicha etapa nos tocó probar el sabor de la derrota, pero también logramos aprender de nuestros errores; y, aunque pueda sonar contradictorio, en mi caso, se convirtió en un incentivo para superarme. Con esa mentalidad fue que inicié el programa de StartUp. Si bien al inicio creí que sería un programa parecido a la compañía, me dí con la sorpresa de que no lo era: este programa tenía un enfoque centrado en qué tan viable y qué tan necesaria es una propuesta. Para JA StartUp, hice equipo con Livia Coronel, una amiga muy cercana que si bien no estaba motivada, poseía una creatividad increíble así como una gran habilidad para empatizar con el usuario. Durante el programa, recibimos capacitaciones sobre cómo crear un modelo de negocio viable, donde nuestro asesor, Jesús Monge, fue un gran soporte y guía a quien podíamos acudir con toda la confianza del mundo para consultar sobre cómo mejorar nuestro proyecto. Con los conocimientos obtenidos en La Compañía sobre empatizar con el usuario, investigar al mercado y exponer nuestra idea objetivamente más lo recientemente aprendido en StartUp sobre alianzas estratégicas y viabilidad fue que Livia y yo creamos Sullun. 

Durante el concurso de StartUp, logramos moldear nuestra idea para convertirla no solo en una fuente de ingresos, sino también en un arma para la lucha contra la contaminación ambiental. Realmente fue un sueño hecho realidad ver que con un proyecto era posible sembrar un cambio en la sociedad respecto a un tema que nos apasionaba. Esta vez, logramos el segundo puesto en la competencia lo cual también nos otorgó la posibilidad de ser parte de Usil Ventures, incubadora de StartUps. En la actualidad, Livia y yo seguimos trabajando en Sullun, un sistema de recompensas por realizar acciones ecoamigables cuyo objetivo principal es crear conciencia en la población y motivarlos a tomar acción por el bienestar de nuestro único hogar.

Comunícate con nosotros

    Ahora es tu turno

    Embajador JA

    ¿Quieres compartir tu historia de éxito y motivar a miles de jóvenes? Cuéntanos tu historia y forma parte de nuestros embajadores